Quiero emprender y no sé por dónde empezar.

 

Cuando terminé la Universidad siempre tuve la idea de querer tener mi propio negocio, para que me diera la libertad financiera que buscaba, claro está, pero también por la idea de querer ser mi propio jefe. Porque desde siempre me di cuneta que tenía problemas con mis superiores (no en el modo de ser una anarquista ) sino por el hecho de que no quería que nadie me mandara. Y emprender fue mi única opción.

 

Fracasé rotundamente al inicio de querer ser mi propio jefe, por más mente, ideas y conceptos tuve, que en teoría se escuchaban razonables para iniciar mi empresa, en la práctica fueron un asco jaja.

 

Entendí que por más ideas buenas de “dinero fácil” que tengas, si no te gustan al punto de apasionarte, tirarás la toalla y no harás el intento de levantarla.

 

 

Sigue tu talento, no el dinero.

Cuando inicié me asocié con un amigo para vender ropa deportiva, lo vi viable por el hecho de que solo tenia que revender el producto pero no consideré el punto de que me gustaban los deportes, pero no tenia talento para estar buscando a los clientes, porque no teníamos un local físico, todo lo vendíamos entre nuestros conocidos y amigos. No funcionó y ni siquiera intenté en levantar el negocio.

 

Vender ropa deportiva no me llenaba y mi talento no estaba incorporado para darle más valor a mi producto. Por eso es importante tener el talento para emprender, y hacerte la pregunta del millón ¿ En qué soy bueno ? ¿En qué área destaco más que el resto?

 

Porque por simple que parezca, en estas dos preguntas encontrarás una gran verdad. Encuentra tu talento y desarróllalo para que siempre esté alimentado, y desaste de la idea de que hay negocios y profesiones donde hay más dinero; porque en todas partes hay dinero.

 

Posiciónate en un lugar en donde seas la mejor y la única opción por medio de tu talento, y el dinero llegará.

 

 

No sigas la moda, sigue lo que te apasiona.

Para este punto ya tocamos el aspecto de tener talento y de desarrollarlo para emprender, pero de nada sirve si no te apasiona lo que haces, porque seguir una pasión que no es tu talento te llevará a un camino muy deprimente.

 

Toma en cuenta que hay personas que les apasiona el football, el modelaje o la pintura; pero si no eres talentos@ no te destacarás. Te estarás preguntando “¿Por qué es tan importante seguir tu pasión ?”, porque tendrás que ser capaz de soportar largas horas de trabajo, errores, fracasos y frustraciones; y no lo lograrás si solo te gusta, te tiene que apasionar.

 

 

Solo inicia

No te encasilles pensando a detalle los pros y los contras para comenzar tu negocio, porque sobreanalizarás todo y te llenarás de ansiedad para que al final no quieras empezar por culpa de tu mente.

 

Solo inicia, nadie nace conociendo todo y sobre la marcha buscarás como salir a flote. Para aprender a nadar no se lee el manual de cómo nadar, te lanzas a la piscina y comienzas a moverte. La misma práctica te llevará a nadar para después ser todo un experto.

 

Pero debes de iniciar sin sobreanalizar las cosas, no digo que sin un plan, pero la acción de hacerlo es muy importante; porque hay gente esperando el momento perfecto y ¿Adivina qué? Ese momento jamás llega.

 

 

No te detengas, solo descansa

Cuando estás emprendiendo, entiendo que llegues a un punto en donde todo lo que quieres es tirar todo, y sientes que ya no puedes más; y de verdad te entiendo porque somos humanos, no somos máquinas.

 

Aquí es donde te dejo este mensaje “Aprende a descansar y a no detenerte”. No es una carrera para sacar tu idea millonaria de la noche a a mañana, ya que requiere de dedicación, esfuerzo, constancia y fuerza de voluntad para seguir avanzado, pero también es válido descansar y seguir mas tarde, pero nunca abandones.

 

 

El dinero no es el destino

Sé que se puede escuchar trillando decir “El dinero no es el destino” porque de eso trata todo esto de emprender, pero quiero que tengas un enfoque más amplio, y te lo mostraré de esta forma.

 

El destino lo debes elegir tú, tu empresa es solo el vehículo que te llevara allá y el dinero es la gasolina. Cuando sales de viaje, el destino es llegar ahí, no es estar buscando gasolina; mas sin en cambio en el camino se te estarán presentando paradas para que puedas llenar tu tanque de gasolina, pero esa no es tu parada final sino es llegar a donde te propusiste desde un principio.