9 pasos de empleado a emprendedor

 

 

Puede llegar a ser el caso en que te encuentres harto de tu trabajo y quieras emprender, una muy sabia decisión, pero para poder lograrlo necesito renunciar a tu empleo y abrir tu propia empresa. De cierta forma en teoría se escucha fácil pero en la práctica es todo un proceso más complejo de lo que se cree, por eso aquí te muestro los 10 pasos para convertirte de empleado a tu propio jefe.

 

 

1-. Analiza que te gusta hacer. Algunos llaman este primero paso “encontrar tu pasión” pero es mucho más que eso, porque hay muchas personas que les fascina cantar, pero no se les da esa habilidad. No sólo depende de que te guste y te apasione sino que debes de tener las habilidades necesarias asi como experiencias para poder llevarla a la práctica.

 

 

2.- Piensa que le puedes ofrecer a la gente para que gaste su dinero en ti. Un buen negocio nace a partir de combinar lo que te gusta y la demanda de las personas por obtenerlo. Así se inicia un buen negocio.

 

 

3.- Conoce a tu mercado ideal. Algunas veces nos lanzamos hacia nuestra idea de negocio sin conocer el mercado. Lo que te recomiendo es que entrevistes a un número significativo de personas las cuales consideras que podrían estar interesados en el producto qué vas ofrecer para pregúntales sus miedos, sus aspiraciones, las intrigas, y hasta consejos de la idea de negocio que tienes. Esto te generará una retroalimentación inigualable que te ayudará a comprender lo que tus clientes están buscando.

 

 

4.- Ejecuta un plan de negocios. Hoy en día el Internet es una de las herramientas en donde debes de basar tu estrategia de marketing, sí o sí, pero también debes de considerar ciertos aspectos que te ayudará a dar a conocer tu idea con los consumidores finales. El marketing requiere de creación de contenido, uso de redes sociales, manejo de correos, publicidad pagada en Internet, y demás formas de promoción que puedas encontrar.

 

Debes de llevar una estructura de tu operación, logística de envío, formas de pago, planes de expansión, etc. En pocas palabras crea tu propio sistema para que se adapte a las necesidades de tu empresa.

 

 

5.- Planea el financiamiento. Lo más importante para iniciar es saber con cuanto capital cuentas para invertir. Si es un negocio pequeño basta con los ahorros que tengas pero si tus aspiraciones son mucho más grandes debes pensar también en grande. Busca inversionistas en tus círculos sociales con la promesa de generarles rendimientos a un tiempo determinado.

 

Planea bien los gastos para que no tengas dolores de cabeza con sorpresas que se pudiera llegar a presentar, porque al final para que funcione, los ingresos tienen que superar a los gastos; si no es así replantea tu estrategia.

 

 

6.- Tu equipo. Todo pequeño negocio inicia con un buen equipo de trabajo, por lo que necesitarás buscar a las personas correctas para que tu idea funcione. Basta que inicies con familiares pero debes considerar que cuando crezca tu negocio deberá crecer también tu personal.

 

 

7.- Define a tu empresa. Antes de que inicies debes de decidir qué tipo de negocio o empresa quieres manejar, ya sea como una sociedad anónima, persona física o moral. Ya que hacienda debe de tener todo el papeleo necesario dependiendo del giro que le quieras dar a tu empresa.

 

 

8.- Deja tu empleo. Una vez que tengas todo preparado, dejar tu empleo puede llegar a parecer un gran paso por el esfuerzo y el tiempo que has invertido, pero no olvides que tu libertad y tu pasión no tiene precio, ni por un sueldo. Sólo inicia tu aventura y no mires hacia atrás, porque tu camino ahora será el de emprender.

 

 

9.- A trabajar. Una vez que hayas dado el paso de emprender sólo te queda poner en práctica todos los planes que desarrollaste, por supuesto que es muy posible que cambien todos con el tiempo porque siempre surgirán nuevos obstáculos y tendrás que adaptarte a las situaciones que se te presenten, pero felicítate por lograr ser un emprendedor.

 

Ahora estarás viviendo la aventura de ser tu propio jefe, pero no todo es miel sobre hojuelas, te espera mucho trabajo por delante y no quiero que renuncies; porque no estarás renunciando a tu idea de negocio sino a ti mismo y a tu pasión.

 

Espero leerte después contándome como te fue, te mando un abrazo Y sigue siempre atrás de tus sueños.